LA BIBLIA - INTRODUCCIÓN

La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.

Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Único se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, llamados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una que otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.

Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia.Testamento se refiere a que estos libros era como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.

Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlos de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.

La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento comprende:

LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa la Buena Nueva. Esos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.

Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el Tercer Evangelio.

Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.

El Antiguo Testamento comprende:

Los LIBROS HISTÓRICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para liberar a un pueblo que quier hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:

El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.

LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.

LOS LIBROS DE SABIDURÍA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.

Ediciones Paulinas - Verbo Divino

miércoles, 20 de enero de 2010

13

Diversos consejos


13 1 Que se mantenga entre ustedes el amor fraterno. 2 No dejen de practicar la hospitalidad; ustedes saben que, al hacerlo, algunos sin saberlo dieron alojamiento a ángeles. 3 Acuérdense de los presos como si ustedes estuvieran con ellos en la cárcel, lo mismo con los que sufren; pues ustedes también viven en un cuerpo.
4 Que todos respeten el matrimonio en todos sus aspectos y mantengan la fidelidad de las relaciones entre esposos. Dios castigará a los que tienen relaciones sexuales prohibidas y a los que cometen adulterio.
5 No estén apegados al dinero; más bien confórmense con lo que tienen en el presente; Dios es el que les dice: "Nunca te dejaré ni te abandonaré", 6 y nosotros hemos de responder confiados: "El Señor es mi socorro, no temeré. ¿Qué pueden contra mí los hombres?.
7 Acuérdense de sus pastores que les enseñaron la palabra de Dios; miren cómo terminaron su vida e imiten su fe. 8 Pero Cristo Jesús permanece el mismo hoy como ayer, y por la eternidad.
9 No se dejen engañar por las diversas doctrinas que llegan de afuera. Pues, para fortalecer la vida interior, más vale estar en la gracia de Dios que usar alimentos de los que nadie nunca sacó provecho.
10 Nosotros tenemos una mesa sagrada en la cual no pueden sentarse los que todavía sirven en el Templo.
11 Y fíjense: después que el Sumo Sacerdote ha ofrecido la sangre en el Santuario, por los pecados del pueblo, los cuerpos de los animales sacrificados son quemados fuera del recinto sagrado. 12 Por esta razón, también Jesús, cuando purificó al pueblo con su propia sangre, sufrió su Pasión fuera de Jersualén. Por tanto, salgamos también del recinto sagrado para ir a él, cargando con sus humillaciones. 14 Pues nosotros no tenemos aquí nuestra patria definitiva, sino que buscamos la venidera.

15 Ofrezcamos, pues, por Jesús, en todo tiempo, un sacrificio de alabanza a Dios, y démosle el fruto de los labios celebrando su Nombre. 16 Muéstrense generosos y sepan compartir con los demás, pues ésos son los sacrificios que agradan a Dios. 17 Estén sometidos a sus pastores y obedézcanlos, sabiendo que cuidan del alma de todos ustedes y tendrán que rendir cuentas. Que ojalá encuentren ellos razones de alegrarse más bien que de quejarse. Eso sería perjudicial para ustedes.
18 Rueguen por nosotros, pues creemos que nuestras intenciones son limpias y solamente deseamos actuar bien en todo. 19 Ahora les ruego con inistencia que pidan a Dios para que cuanto antes yo pueda volver a ustedes.
20 Que Dios les dé la paz, el que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, Pastor supremo de las ovejas por haber derramado la sangre de la Alianza eterna.
21 El los hará capaces de toda obra buena, para que así cumplan su voluntad, pues él obra en nosotros lo que le agrada, por Cristo Jesús, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos ¡Amén!
22 Hermanos, les ruego que soporten estas palabras de exhortación, teniendo en cuenta que debí escribir brevemente. 23 Sepan que nuestro hermano Timoteo fue puesto en libertad. Si viene pronto, me acompañará cuando los vaya a ver. 24 Saluden a todos los dirigentes y a todos los santos. Los de Italia los saludan.
25 La gracia sea con ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada