LA BIBLIA - INTRODUCCIÓN

La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.

Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Único se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, llamados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una que otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.

Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia.Testamento se refiere a que estos libros era como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.

Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlos de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.

La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento comprende:

LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa la Buena Nueva. Esos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.

Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el Tercer Evangelio.

Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.

El Antiguo Testamento comprende:

Los LIBROS HISTÓRICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para liberar a un pueblo que quier hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:

El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.

LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.

LOS LIBROS DE SABIDURÍA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.

Ediciones Paulinas - Verbo Divino

miércoles, 25 de abril de 2012

5



Descendencia de Adán

5 1 esta la descendencia de Adán. En el día en que Dios creó al hombre, a semejanza de Dios lo creó. 2 Lo creó macho y hembra, los bendijo y les puso el nombre de Adán, es decir, Hombre.
3 tenía Adán ciento treinta años de edad cuando tuvo un hijo a imagen y semejanza suya a quien llamó Set. 4 Después que le nació Set, Adán vivió ochocientos años y tuvo más hijos e hijas. 5 Con lo que toda la vida de Adán fue de novecientos treinta años y murió.
6 Tenía Set ciento cinco años cuando fue padre de Enós. 7 Set después que tuvo a Enos vivió ochocientos siete años y tuvo más hijos e hijas.
8 O sea, que Set murió a la edad de novecientos doce años.
9 Tenía Enós noventa años cuando fue padre de Cainán. 13 Después de que nació Cainán vivió ochocientos años y tuvo más hijos e hijas. 11 Enós. Pues, tenía novecientos cinco años cuando murió.
12 Tenían Cainán setenta años cuando fue padre de Malael y, después de que nació Malael, 13 vivió Cainán ochocientos cuarenta años y tuvo más hijos e hijas. 14 Esto quiere decir que Cainán murió a los novecintos diez años.
15 Tenía Malael setenta y cinco años cuando fue padre de Jared y 16 después de que nació Jared, vivió ochocientos treinta años y tuvo más hijos e hijas. 17Malael dejó de existir a los ochocientos noventa y cinco años.
18 Tenía Jared ciento sesenta y dos años, cuando fue pade de Henoc. 19 Y vivió jared después del nacimiento de Henor ochcoientos años y tuvo más hijos e hijas. 20 Jared expiró cuando cumplía novecientos sesenta y dos años.
21 Tenía Henoc sesenta y cinco años cuando fue padre de Matusalén. 22 Henoc anduvo con Dios, y vivió después del nacimiento de Matusalén trescientos años y tuvo más hijos e hijas. 23 Conlo que toda la vida de Henoc fue de trescientos sesenta y cinco años. 24 Henoc anduvo conDios y desapareció prque Dios se lo llevó.

¡ 25 Matusalén tenía ciento ochenta y dos años cuando fue padre de Lamec 26 Y después que nació Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años y fue padre de más hijos e hijas.
27 Cuando Matusalén murió tenía novecientos sesenta y nueve años. 28 A la edad d eciento ochenta y dos años Lamec fue padre de un hijo 29 y le puso por nombre Noé, pues pensó: “Este nos servirá de consuelo en medio de nuestro tabajo y del cansancio de nuestras manos, debido a la tierra que maldijo Yavé.” 30 Vivió Lamec, después de que le nació Noé, quinientos noventa y cinco años, y fue padre de más hijos e hijas. Y cuando cumplía setecientos setenta y siete años, murió.

¡ ¡Matusalén vivió novecientos sesenta y nueve años! Los israelitas creyentes que escribieron esta página pensaban que sus lejanos antepasados eran mejor que sus contemporáneos. Pensban que por haber sido mejores debían ser premiados conuna vida muy larga. Varias cifras sonsimbólicas: notemos al paso las cifras 777 y 365. Estas listas de antepasados daban a la gente de aquel tiempo alguna idea del tiempo y de la historia; pero no por eso dejan de ser leyendas. No tomemos todo eso al pie de la letra.
Dentro de esta nómina legendaria de los antepasados de la humanidad aparece la figura de Henoc, el justo, que Dios lleva al cielo, al igual que elías (2 Reyes 2)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada