LA BIBLIA - INTRODUCCIÓN

La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.

Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Único se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, llamados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una que otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.

Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia.Testamento se refiere a que estos libros era como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.

Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlos de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.

La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento comprende:

LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa la Buena Nueva. Esos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.

Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el Tercer Evangelio.

Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.

El Antiguo Testamento comprende:

Los LIBROS HISTÓRICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para liberar a un pueblo que quier hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:

El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.

LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.

LOS LIBROS DE SABIDURÍA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.

Ediciones Paulinas - Verbo Divino

miércoles, 25 de abril de 2012

4



Caín y Abel

4 1 El hombre se unió a “Eva”, su mujer, la cual quedó embarazada y dio a luz a Caín, pues decía: “Gracías a Yavé he podido tener un hijo.”
2 Después dio a luz al hermano de Caín, Abel. Abel fue pastro de ovejas y Caín labrador.
3 Pasado algúntiempo, Caín presentó a Yavé una ofrenda de los frutos de la tierra. 4 También Abel le hizo una ofrenda, sacrificando los primeros nacidos de sus rebaños y quemando su grasa.
5 A Yavé le agradó Abel y su ofrenda, mientras que le desagradó Caín y la suya. Caín entonces se enojó mucho y su rostro se descompuso. 6 Yavé le dijo: “¿Por qué te enojas y vas con la cabeza agachada? Si tú obras bien, tendrás la cabeza levantada. 7 En cambio, si haces mal, el pecado está agazapado a las puertas de tu casa. El te acecha como fiera que te persigue, pero tú debes dominarlo.”
8 Caín dijo después a su hermano: “Vamos al campo.” Y cuando estuvieron en el campo, Caín se lanzó contra Abel y lo mató.
9 Yavé dijo a Caín: “¿Dónde está tu hermano Abel?” Y él respondió: “no lo sé; ¿soy acaso el guardián de mi hermano?”
10 Entonces Yavé le dijo: “¿Qué has hecho.? Habla la sangre de tu hermano y desde la tierra grita hasta mí. 11 Por lo tanto, maldito serás, y vivirás lejos de este suelo fértil que se ha abierto para recibir la sangre de tu hermano, que tu mano derramó. 12 Cuando c ultives la tierra, no te dará frutos. Andará serrante y vagabundo sobre la tierra.”
13 Caín dijo a Yavé: “Mi culpa es demasiado grande para soportarla. 14 Ya que tú me arrojas de esta tierra tend´re que ocultarme de tu presencia y andar errante y fugitivo, vagando sobre la tierra, y cualquiera que me encuentre me matará.” 15 Yavé le dijo: “No será así. Si alguien te mata, yo te vengaré siete veces.”  Y Yavé puso una señal a Caín para que no lo matara el que lo encontrara. 16 Caín salió de la presencia de Yavé y habitó en el país de Nod, al oriente del Edén.

Los hijos de Caín. Set

+ 17 Y Caín tuvo relaciones con su mujer, la cual dio a luz un hijo que llamó Henoc. Construyó una ciudad y la llamó Henoc, del nombre de su hijo. 18 Con el tiempo a Henoc le nació un hijo, que llamó Irad. Irad fue padre de Mavael, Mavael padre de Matusael y éste de Lamec.
19 Lamec tuvo dos mujeres: Ada y Sella. Ada dio a luz a Habe. 20 este fue el padre de los que habitan en cabañas y cuidadan rebaños. 21 tuvo un hermano llamado Jubal; éste fue el padre de los que tocan la cítara y la flauta.
22 Sella, por su parte, dio a luz a Tubal-Caín; és ees el que forja toda clase de herramientas de cobre y de hierro. La hermana de Tubal-Caín se llamaba Nohema.
23 Dijo, pues, Lamec a sus mujeres  Ada y Sella: “Escúchenme ustedes, mujeres de Lamec, pongan atención a mis palabras: yo he muerto a un hombre por la herida que me hizo y a un muchacho por un moretón que recibí. 24 Si Caín ha de ser vengado siete veces, Lamec ha de serlo setenta y siete veces.”
25 Adán tuvo todavía relaciones con sumujer, la cual dio a luz un hijo a quien llamó Set, pues decía: “Dios me ha concedido otro retoño en lugar de Abel, muerto por Caín.”
26 A Set también le nació un hijo, al que le puso el nombre de Enós; él fue el primero que invocó a Yavé por su nombre.

¶ La historia de Caín, igual que la del Paraíso terrenal, no es un relato histórico, sino un cuento religioso que nos enseña a modo de comparación, el fondo de la condición humana. Nos descubre la violencia como factor decisivo de nuestra historia. Sus raíces estánen el corazón del hombre (4,7) y sus primeras víctimas son los que, como Abel, agradan a Dios (4,5). La sangre derramada clama a Dios (4,10), el que hace justicia a su manera, no como hacemos nosotros, vengativos y violentos (4,15)
La historia de Caín, al comienzo, no tenía nada que ver con la de Adán y eva ni con su descendencia. El escritor bíblico que la recogió y la colocó en este lugar, la relacionó con lo anterior, haciendo de Caín, en forma ficticia, el hijo de Adán. (Así m pues, no cabe lugar para las preguntas tontas sobre con quién se casaron Caín y Abel: la Biblia no pretende contar los primeros pasos de la raza humana)

Esta era como la historia nacional de la tribu de los caínitas (Quenitac: Juec 1.16; 4,17), que pasaron a integrarse en Israel. Como sucede en numerosas leyendas antiguas, Caín, el fundador de la tribu, había dao muerte a su hermano que, como tal, era su rival, pues ésta era la condición para que hubiera autoridad y ley. Luego nació una sociedad con oficios diferenciados (v. 19,22); luego, Lamec se hace el portador del orgullo nacional (v . 23); el pueblo sabrá desquitarse de sus agresores.

El escritor bíblico, al recoger esta leyenda, le dio otro cariz y puso el diálogo de Dios con Caín, que juzga esta violencia: “Tú pretendías hacer justicia: ¡Equivocado! Has cometido un crimen.” Es como decimos: “Ustedes que pretenden servir los intereses sagrados de la nación, ¿hasta cuándo eliminarán y expulsarán a quienes no están de acuerdo?!

Abel es, en la Biblia, el primero y el modelo de los inocentes asesinados, con esta sospecha de que los eliminaron por ser justos (Mt 23,35; Heb 11,4; Jn 8,44; 1 Jn 3,12).

+ Los autores sagrados incluyeron entre los orígenes del mundo y el comienzo de su propia historia (el llamado a Abraham) lo que sabían del pasado de la humanidad. Lo sabían a su manera, por tradiciones y leyendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada