LA BIBLIA - INTRODUCCIÓN

La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.

Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Único se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, llamados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una que otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.

Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia.Testamento se refiere a que estos libros era como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.

Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlos de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.

La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento comprende:

LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa la Buena Nueva. Esos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.

Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el Tercer Evangelio.

Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.

El Antiguo Testamento comprende:

Los LIBROS HISTÓRICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para liberar a un pueblo que quier hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:

El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.

LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.

LOS LIBROS DE SABIDURÍA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.

Ediciones Paulinas - Verbo Divino

viernes, 3 de febrero de 2012

23




Leyes que resaltan el carácter sagrado del pueblo de Israel


23 1 El hombre que tenga los testículos aplastados o el pene mutilado no será admitido en la asamblea de Yavé. 2 Tampoco el mestizo será admitido en la asamblea de Yavé, ni aun en la décima generación. 3 El amonita y el moabita no se admitirán jamás en la asamblea de Yavé, ni aun después de la décima generación, 4 porque, cuando ustedes venían de Egipto, no les salieron al encuentro con pan y agua sino que trajeron contra ustedes a Balaam, hijo de Beor de la ciudad de Petar en Mesopotamia, para que los maldijera. 5 Pero Yavé, tu Dios, no escuchó a Balaam y cambió la maldición por bendición, porque Yavé te ama. 6 A estos pueblos nunca les proporcionarás prosperidad ni bienestar.
7 No considerarás como abominable al edomita, pues es hermano tuyo, ni al egipcio, porque fuiste peregrino en su tierra. 8 A la tercera generación, sus descendientes podrán ser admitidos en la asamblea de Yavé.
 9 Cuando salgas de campaña contra tus enemigos, te guardarás de toda acción mala. 10 Si hay entre los tuyos un hombre que no esté puro por causa de una polución nocturna, saldrá fuera del campamento y no volverá a entrar. 11 Al llegar la tarde se lavará y a la puesta del sol podrá entrar de nuevo al campamento.
12 Tendrás un lugar del campamento para hacer tus necesidades naturales. 13 Llevarás una estaquita al cinturón, con la cual harás un hoy y luego traparás el excremento ocn la tierra sacada. 14 Porque Yavé, tu Dios, recorre el c ampamento para proterte y entregar en tus manos al enemigo. Por eso tu campamaneto debe ser cosa limpia y sagrada, en que Yavé no ve a nada indecente, de lo contrario se apartaría de ti.
15 No entregarás a su amo al esclavo que huyó de su casa y se acogió a ti. 16 Se quedará contigo entre los tuyos, en el lugar que él elija en una de las ciudades, donde mejor le parezca; no lo molestarás.
17 No habrá entre las hijas de Israel prostituta sagrada, ni homosexual sagrado entre los  hijos de Israel.
18 No llevarás a la casa de Yavé, tu Dios, regalo de prostitutas, ni salario de perro, o sea, homo sexual, sea cual fuere el voto que hayas hecho, porque ambas cosas son abominables a los ojos de Yavé.
19 No prestarás con interés a tus hermanos, ni dinero, ni alimentos, ni cualquier otra cosa. 20 Al extranjero podrás prestarle con interés, pero a tu hermano no, para que Yavé, tu Dios, te bendiga en todas tus empresas, en la tierra que vas a poseer.
21 Si haces algún voto a Yavé, no tardes en cumplirlo, porque sin duda Yavé te lo reclamará y tu cargarías con un pecado. 22 Si no haces votos, no cometes pecado alguno. 23 Cumplirás tus promesas y, si haces algún voto, ofrecerás según hayas prometido a Yavé.
24 Si entras en la viña de tu prójimo, podrás comer las uvas que quieras, pero no podrás llevarte ninguna. 25 Si pasas por los sembrados de tu prójimo,  podrás arrancar espigas con tu mano, pero no meterás la hoz en las mieses de tu prójimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada