LA BIBLIA - INTRODUCCIÓN

La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.

Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Único se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, llamados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una que otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.

Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia.Testamento se refiere a que estos libros era como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.

Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlos de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.

La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento comprende:

LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa la Buena Nueva. Esos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.

Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el Tercer Evangelio.

Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.

El Antiguo Testamento comprende:

Los LIBROS HISTÓRICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para liberar a un pueblo que quier hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:

El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.

LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.

LOS LIBROS DE SABIDURÍA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.

Ediciones Paulinas - Verbo Divino

martes, 10 de agosto de 2010

EL LIBRO DE TOBÍAS


El libro de Tobías es un bree relato (ver Introducción al libro de Esther)
¿Quién es Tobías? Es un judío del norte de Palestina, de la tribu de Neftalí, desterrado a Asiria.
Tobías padre es un hombre probado por Dios, pero no desechado por él; la perseverancia en la oración le trae las bendiciones de Dios “Dios tarda pero no olvida”, decimos hoy nosotros
Cuando Tobías llega a ser administrador del rey no se engríe ni mira en menos a los demás, sino que sigue fiel con sus hermanos desterrados y pobres. Para nosotros es un ejemplo de solidaridad.
Aunque el bien que hace le acarrea la desgracias, sigue fiel a su Dios y enfrenta las situaciones difíciles. En su pobreza se preocupa de sus hermanos.
No se deja vencer por las burlas de los demás, ni tampoco por las de su mujer, que le echa en cara el bien que hace.
Ana, la esposa, afronta la situación trabajando como empleada en casa de Ajikar, a pesar de haber sido ricos antes.
Su preocupación por transmitir su religión a su hijo, su perseverancia por el porvenir de su hijo, lo dejan ver como un verdadero padre.
Ha dedicado su vida a ser fiel a Dios y se encuentra pobre, ciego y, además, insultado por Ana, su mujer. ¿Cuál es su actitud? Presentar su problema a Dios sin quejarse de nadie, ni siquiera de su esposa. Continuamente vemos en la Biblia que Dios prueba antes de darnos un favor especial. Lo vamos a entender totalmente cuando veamos que Cristo les dice a los discípulos de Emaús: “¿No es preciso que el Mesías sufriera esto para entrara a su gloria?” (Lucas 24,26)
Se siente solidario con los pecados de su pueblo y encuentra justo que se le castigue; aunque pide verse libre de ese castigo.
Se considera incapaz de luchar solo ante la vida, pide la muerte, pero deja todo en manos de Dios. Lo mismo que hizo Cristo (Mateo 26,39)
Su oración es para pedir fuerzas y poder cumplir lo que dice Dios, lo que le está exigiendo, y no para presentarle un plan personal a Dios y pedirle que lo realice, como lo hacemos comúnmente nosotros al rezar.
Cuando una persona se encuentra en el caso de Sara, inmediatamente le echa la culpa a Dios. Sara piensa su problema y al pensarlo ve que tiene que cambiar de idea y que no debe desear la muerte. Si se mira unhecho aislado de la vida se puede desesperar, pero si se mira el conjunto, siempre se encontrará una razón para luchar.
La razón que Sara encuentra para seguir viviendo es el amor a sus padres y el interés por darles herederos.
El verdadero sentido del dolor se va a entender totalmente con la venida de Cristo, sobre todo por su muerte y resurrección
Siempre que hay desesperación es por que se mira un solo aspecto de la vida, por ejemplo el económico. Muchas veces un militante o un dirigente quiere dejar todo por alguien que lo criticó, sin mirar todo el bien que dejaría de hacer.
El viaje de Tobías hacia Ragüés, es al mismo tiempo un viaje por el mundo espiritual. Encuentra un ángel de Dios en forma de hombre; también va a enfrentar un demonio que mata a los hombres sensuales.
Tobías hijo trata de ser fiel a lo que Dios quiere, y lo ayuda su amigo Azarías con sus consejos. La búsqueda común es necesaria para descubrir la voluntad de Dios, y así Tobías va a ser el instrumento que Dios usará para librar a Sara del demonio.
La actuación del ángel es la respuesta que Dios da a las oraciones de Tobit y de Sara. Da la seguridad a Tobías que es la voluntad de Dios que él tome a Sara por esposa, recordándole lo que su padre le había pedido
El ángel enseña a Tobías cómo lograr las bendiciones de Dios sobre los comienzos de su matrimonio. Por supuesto que no hay ningún pegado, en las relaciones conyugales, sin embargo, Tobías debe rechazar la tentación de buscar su propio placer para alcanzar una unión hecha de amor y de entrega. El ángel dice a Tobías que deben unirse “con el deseo de tener hijos”.
Pero sabemos que también la unión conyugal fue ordenada por Dios como un medio para expresarse el amor mutuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada